martes, 30 de agosto de 2016

La búsqueda del Planeta X: Nuevos hallazgos aumentan su existencia


El caso de la existencia del Planeta Nueve es cada vez más fuerte. 

Los astrónomos han descubierto varios objetos nuevos en el sistema solar exterior, cuyas características orbitales dan alusión a la existencia de un "perturbador" escondido en las oscuras profundidades lejos del Sol - un mundo hipotético más grande que la Tierra al que los científicos están llamando Planeta Nueve, o Planeta X.

El pasado enero científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) en Pasadena (EE.UU.) publicaron sus sospechas, a partir de unos cálculos matemáticos, de la existencia de un noveno mundo oculto en los confines del Sistema Solar, que se conoce popularmente como Planeta X o Planeta 9. La noticia dio la vuelta al mundo pero la idea no era nueva. En 2014, los investigadores Scott Sheppard y Chad Trujillo, de la Institución Carnegie, ya habían apuntado a la existencia potencial de un planeta gigante cuya gravedad afectaba a las órbitas de otros cuerpos más pequeños, un puñado de objetos transneptunianos extremos (cuyas órbitas alrededor del Sol están más allá de la de Neptuno) que tenían ángulos orbitales similares. El hipotético planeta sería varías veces más grande que la Tierra y se situaría a más de 200 veces nuestra distancia del Sol. 

En su día, Sheppard y Trujillo casi fueron tomados por locos —su hipótesis fue rechazada por gran parte de la comunidad científica-, pero hoy en día, reforzados por las nuevas conclusiones de sus colegas de Caltech— siguen en la búsqueda del misterioso planeta. Todavía no han dado con él pero sí han encontrado algo fascinante por el camino: han detectado varios objetos nunca antes vistos a distancias extremas del Sol. Según informa Space.com, los científicos han presentado sus hallazgos al Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional para que se encargue de darles un nombre oficial. 

Uno de los nuevos objetos es 2014 SR349, que se suma a la clase de raros objetos transneptunianos extremos. Exhibe características orbitales similares a los cuerpos extremos previamente conocidos cuyas posiciones y movimientos llevaron a Sheppard y Trujillo a proponer inicialmente la influencia del Planeta X. 

Un segundo, designado como 2013 FT28, tiene unas características similares a las de otros objetos extremos, pero también algunas diferencias. La órbita de un objeto está definida por seis parámetros y la coincidencia del grupo de objetos en ellos es el argumento principal para el noveno planeta. 2013 FT28 muestra características similares en algunos de estos parámetros (excentricidad, inclinación, etc…), pero en uno de ellos, un ángulo llamado la longitud del perihelio, es diferente, lo que hace esa tendencia menos fuerte. 

Otro descubrimiento, 2014 FE72, es el primer objeto de la distante nube de Oort que se encuentra con una órbita completamente más allá de Neptuno, que le lleva tan lejos del Sol (alrededor de 3.000 veces más lejos que la Tierra) que probablemente está siendo influenciado por las fuerzas de la gravedad desde más allá de nuestro sistema solar, como otras estrellas y la marea galáctica. Es el primer objeto observado a una distancia tan grande.

Los autores del estudio, publicado en The Astronomical Journal, creen que cuantos más cuerpos se encuentren a distancias extremas, mayor será la posibilidad de restringir la ubicación del hipotético noveno planeta, ya que la gravedad de ese planeta influye en los movimientos de los objetos más pequeños que están mucho más allá de Neptuno. 

"Los objetos encontrados más allá de Neptuno tienen la clave para desbloquear los orígenes y la evolución de nuestro Sistema Solar", explica Sheppard. "Aunque creemos que hay miles de estos pequeños objetos, no hemos encontrado muchos de ellos todavía, porque están tan lejos. Los objetos más pequeños nos pueden llevar al planeta mucho más grande que pensamos que existe ahí fuera. Cuantos más descubrimos, mejor seremos capaces de entender lo que está pasando en el Sistema Solar exterior". 

Sheppard y Trujillo, junto con David Tholen de la Universidad de Hawái, están llevando a cabo el estudio más grande y profundo de los objetos más allá de Neptuno y el Cinturón de Kuiper y han cubierto casi el 10% del cielo hasta la fecha utilizando algunos de los telescopios y cámaras más grandes y avanzados del mundo. A medida que encuentran y confirman objetos extremadamente distantes, analizan si sus descubrimientos encajan en las teorías más amplias acerca de cómo las interacciones con un planeta distante masivo podrían haber dado forma a nuestro sistema. 

"En este momento estamos tratando con estadísticas muy bajas, por lo que no entiendo muy bien lo que está sucediendo", reconoce Sheppard. "Un mayor número de objetos transneptunianos extremos deben encontrarse para determinar por completo la estructura de nuestro Sistema Solar exterior". 

De acuerdo con Sheppard, "ahora nos encontramos en una situación similar a la de mediados del siglo XIX, cuando Alexis Bouvard notó que el movimiento orbital de Urano era peculiar, lo que finalmente llevó al descubrimiento de Neptuno".

Artículos relacionados:


Síguenos
Página Facebook
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

domingo, 28 de agosto de 2016

La gigante pirámide que se esconde bajo una montaña de México


La enorme pirámide se encuentra en el estado mexicano de Puebla, oculta a la vista por la frondosa vegetación y coronada con una pequeña iglesia.

Cuando los conquistadores españoles liderados por Hernán Cortez llegaron en el siglo XVI y se establecieron en la ciudad sagrada azteca de Cholula, en el actual estado mexicano de Puebla, llenaron el sitio con sus edificios, publica BBC. La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios coronó la cima de lo que los invasores consideraron como una colina grande, como un símbolo de la conquista cristiana.

Sin embargo, por debajo del suelo y la vegetación se escondía algo verdaderamente impresionante: la Gran Pirámide de Cholula. Conocida también como Tlachihualtépetl ('cerro hecho a mano'), es considerada la pirámide más grande del mundo. Con 400 metros de ancho y 65 metros de altura, supera en longitud de base y en volumen a la Gran Pirámide de Guiza.


La pirámide fue descubierta en 1910 por trabajadores que construían un manicomio en la zona. La BBC señala que la misma habría empezado a construirse alrededor del año 300 a. C. y que se sabe muy poco de su época temprana. Por ejemplo, se desconoce quiénes fueron sus constructores, aunque el arqueólogo David Carballo, de la Universidad de Boston, sugiere que parece haber sido una obra "multiétnica, con gran participación de la migración".

La pirámide intriga no solamente por sus dimensiones, sino también por su construcción. Así, el rotativo observa que "de hecho no es una pirámide, sino una gran matrioska de una construcción que está compuesta por al menos seis, una encima de la otra. Creció en etapas a medida que las sucesivas civilizaciones mejoraron lo que ya se había construido".


Una leyenda cuenta que cuando los nativos se enteraron de la llegada de los conquistadores, ellos mismos cubrieron la pirámide con material del suelo. Sin embargo, investigadores suponen que la majestuosa construcción podría haber quedado escondida accidentalmente. Los ladrillos con los que está construida están hechos de barro mezclado con materiales como paja y horneados al sol. Los ladrillos exteriores fueron suavizados aún con más tierra para crear una superficie apta para las pinturas.

En un clima seco, explica la BBC, tales ladrillos duran mucho. Pero en el húmedo México la "creación de barro era una plataforma fértil para la selva tropical". 


Otros artículos de interés:


Síguenos
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

miércoles, 24 de agosto de 2016

"Próxima b" el planeta habitable más cercano a la Tierra


Un equipo de científicos descubrió un planeta orbitando fuera del Sistema Solar, de un tamaño un poco mayor que el de la Tierra, con una temperatura que permitiría la existencia de agua y que hasta podría albergar vida, en lo que sería uno de los mayores hitos de la astronomía.

El hallazgo del intensamente buscado exoplaneta, bautizado "Próxima b", fue confirmado por astrónomos del Observatorio La Silla de ESO (European Southern Observatory), en el norte de Chile, y monitorizado por otros telescopios del mundo.

Los estudios, que comenzaron hace tres años, mostraron que Próxima b orbita cada 11 días una fría, enana y roja estrella (Próxima Centauri), la más cercana a la Tierra, a una distancia de poco más de cuatro años luz del Sistema Solar.

"Se han encontrado muchos exoplanetas y van a descubrirse aún muchos más, pero buscar el potencial análogo de la Tierra más cercano y conseguirlo ha sido la experiencia de toda una vida", dijo Guillem Anglada-Escudé, a cargo del equipo de astrónomos que logró el hallazgo.

"El siguiente paso es la búsqueda de vida en Próxima b", agregó.

El nuevo exoplaneta y la estrella fría que orbita se ubican en la constelación de Centaurus. La imagen de ambos es demasiado débil para poder ser detectada a simple vista y los cuerpos se encuentran cerca de un par de estrellas, mucho más brillantes, conocidas como Alfa Centauri AB.

Aunque Próxima b orbita mucho más cerca de su estrella que Mercurio del Sol, ésta es mucho más débil y posee una temperatura estimada que permitiría la presencia de agua líquida en su superficie.

Pese a estas condiciones favorables, se estima que la superficie rocosa de Próxima b puede verse muy afectada por las llamaradas de rayos X y de radiación ultravioleta procedentes de la estrella, mucho más intensas que las del Sol respecto a la Tierra.

Con todo, ESO destacó que este descubrimiento será el inicio de más observaciones, con instrumentos actuales y con la próxima generación de telescopios gigantes como el E-ELT (European Extremely Large Telescope) que se emplazará en el norte de Chile.


Otros artículos de interés:



Síguenos

lunes, 22 de agosto de 2016

La momia pelirroja de Mammoth Cave, ¿Influencia Egipcia en la antigua América?

Mammoth Cave, Kentucky

Hace casi 200 años una momia muy inusual fue descubierta en Mammoth Cave, Kentucky. Un par de cosas acerca de la momia desafía lo que nos han enseñado a creer acerca de nuestra historia, sobre todo la extensión del recorrido o la influencia de los antiguos egipcios. La momia es conocida como Fawn Hoof, y fue en gran parte responsable de haber hecho esa gigantesca cueva famosa.

La fotografía de la momia Fawn Hoof fue tomada en Washington, DC en algún momento antes de 1896.

Entre 1811 y 1813 (diferentes autores varían en la fecha) un grupo de mineros se encontraban trabajando en las cuevas de Kentucky, particularmente en Short Cave. Un trabajador estaba cavando en el barro cuando golpeó una gran roca plana. Cuando la roca se retiró se descubrió una cripta que contenía una momia.

En 1816 Nahum Ward, de Ohio, visitó la gigantesca cueva y compró la momia. Ward también compró varias otras momias y varios artefactos, algunos de ellos tan antiguos como 2,400 años en el momento. En los próximos años, gran parte de la colección de Ward fue puesta en una exhibición ambulante de rarezas. La momia fue llevada primero a Lexington, Kentucky, y más tarde fue trasladada a la Sociedad Americana de Anticuarios.

En el libro Momias Prehistóricas de la zona de la Cueva del Mamut, el editor Angelo I. George escribió que la momia fue descubierta en septiembre de 1811. También escribió que se le dio el nombre "Fawn Hoof" a la momia en 1853. Miles de personas vieron la momia cuando fue puesta en exhibición en dos Ferias Mundiales.

Isaiah Thomas, fundador de la Sociedad Americana de Anticuarios, finalmente transfirió la momia al Smithsonian Institution en 1876. Para ese entonces, la momia había sufrido algunos daños por haber sido movida alrededor y guardada en condiciones inapropiadas. Los investigadores la examinaron en el museo y la diseccionaron, llenando sus informes y resultados. En algún momento más tarde, perdieron completamente el cuerpo, así que por desgracia, no somos ahora capaces de aprender más acerca de este enigma.

La momia se había sido encontrada en un estado de preservación casi perfecto. Se determinó que la momia había sido una mujer, de casi seis pies de altura, tenía el cabello rojo en un estilo de cabello inusual. Y había estado envuelta en dos pieles de venado decoradas.  

Juzgando por los artefactos encontrados en la cripta, la mujer era alguien de importancia. Los mineros también encontraron una cobija grande tejida. 

El hecho más asombroso acerca de esta momia era que había sido preparada y embalsamada de la misma manera como lo hicieron los egipcios. Las manos, orejas, dedos y gran parte del resto del cuerpo se secó, pero fue conservada muy bien.

Entonces, ¿cómo, o por qué, el Smithsonian Institution perdió este precioso tesoro? Podría ser que la nueva información proporcionada por la momia desafiaba a sus ideas acerca de nuestra historia y las interacciones que los antiguos egipcios pudieron haber tenido con las Américas?


Otros artículos de interés:


Síguenos
Página Facebook
Twitter


Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

jueves, 18 de agosto de 2016

Descubren una pirámide en Kazajistán


Un equipo de arqueólogos ha encontrado un complejo funerario en el distrito de Shet (Karaganda, Kazajistán) que posee una pirámide parecida a las egipcias, a pesar de que el lugar se encuentra a unos 6.300 kilómetros de El Cairo, según informburo.kz.

El lugar incluye un mínimo de 27 construcciones de diferentes épocas, mientras que los restos de la pirámide principal, la tumba de Begazin, poseen cinco niveles de peldaños de piedras y cerca de siete metros de diámetro. En su estado original, este inmueble se parecía mucho a la pirámide escalonada del faraón egipcio Zoser, pero los especialistas afirman que es 1.000 años más antigua.

Aunque los científicos descubrieron las construcciones el año pasado, "los trabajos para abrir la tumba principal comenzarán dentro de pocos días", según ha asegurado el arqueólogo Víktor Novozhénov, quien ha explicado que los habitantes de la zona "construyeron la pirámide hace unos 3.500 años para un 'faraón' local, el poderoso caudillo de una tribu".

Los especialistas entregarán todos los restos encontrados durante las excavaciones al museo arqueológico de la Universidad Estatal de Karaganda.